Tailandia

TERCER DÍA THAILANDIA

By  | 

Después de un buen desayuno de la casa incluido en el precio que constaba de huevo, sopa de la tierra, tostadas, fruta, miel casera, pastas, café…nos ofrecieron hacer una ruta en barco privado por el río/lago para ver la selva y los alrededores por 17€ (5 personas) durante 1 hora.

Nos dirigíamos a Erawan para ver las cascadas pero nos topamos con un parque de elefantes por el camino, Elephants World y decidimos parar para montarnos. Nos costó 25€ por persona e incluía montar en la cesta del elefante, montar en la cabeza del elefante, cosa que probé y no es tan fácil como parece, pasar por el agua con el elefante y muchísimas fotos que te hacen con tu cámara o móvil, durante todo el recorrido, además por 50 céntimos más puedes alimentar a los más pequeños que ya se tienen bien aprendida la lección. Es una actividad que recomiendo por el trato que le dan a los animales que no son sometidos o maltratados como en otros lugares.

Paramos a comer muy cerca por 8€ ( 6 personas), justo a la salida del parque.

Una vez en Erawan, hicimos el trayecto caminando por sus complicados senderos (Se puede subir, con mayor o menor exfuerzo) y en nuestro caso sólo lo hicimos hasta la quinta cascada cosa que desaconsejo ya que una vez realizado el esfuerzo, se dice que la recompensa está en la sexta y la séptima cascada

.

 

Se encuentran en el Erawan National Park, a  76km de Kanchanaburi y 190km de Bangkok.Además de las cascadas, tiene 4 cuevas.Son aproximadamente 2 km de caminata que dependiendo del ritmo y las paradas, puede llevar unas 2 horas para llegar a la séptima cascada.

Se recomienda  llevar bañador, toalla,calzado cómodo que se pueda mojar, muda de ropa y cámara acuática.

Prestad atención a los mordiscos de los peces que según el tamaño hacen cosquillitas o no tanto…

El itinerario es fácil,basta con seguir los carteles que indican distancias y nombres. En la segunda cascada hay un puesto de control. A partir de ahí está prohibido llevar comida y es necesario dejar un depósito por cada botella de agua, donde os marcarán las botellas y, si volvéis con ellas, os devolverán el depósito (forma de asegurar la limpieza de la zona).Las tres últimas pueden presentar mayor dificultad en cuanto al acceso, pero merece la pena llegar hasta la séptima, la más alta de todas.

Cuestan 5€ para adultos y 2,5€ para niños y abren de 7.30 a.m. a 5 p.m.

Una vez terminada la ruta, volvimos a Kanchanaburi y paseamos junto al mercado junto al Puente sobre el Río Kwai.

Fué construido por los prisioneros de la Segunda Guerra Mundial,al igual que toda la línea del Ferrocarril de la Muerte, que conectaba Birmania y Tailandia y es fruto del sufrimiento que los japoneses y los coreanos dieron a los prisioneros de la Segunda Guerra Mundial.

Este puente se hizo famoso por la película de David Lean, basada en el libro de Pierre Boulle, pero lo más curioso es que la película no fue rodada Kanchanaburi, ni tan siquiera en Tailandia, sino en Sri Lanka.

Desde el puente se puede ver un templo chino.


Finalizamos la ruta de hoy de camino a Ayuthaya, donde hicimos un alto en el camino para cenar en un puesto callejero por 12€/ 6 personas e hicimos noche en el hotel por 17€ la habitación doble.

Deja tu comentario ;)

A %d blogueros les gusta esto: